9 lecciones que puedes aprender de un lobo

Estás protegido en todo momento. ¡Confía en eso! Las barreras físicas, emocionales y psíquicas que has elegido para protegerte de heridas del pasado ya no son necesarias. Has trascendido tu necesidad por la ilusión de seguridad que estas defensas habituales te han provisto. Es momento para confiar en que el Espíritu siempre está disponible para asistir en tu protección cuando realmente lo necesites. Sigue leyendo