Horóscopo del Tarot: Diciembre 2014

EL ERMITAÑO

Durante estas épocas de fiestas en diciembre, El Ermitaño nos hace un apropiado y oportuno llamado a la introspección y a la reflexión. El último mes del año está repleto de actividades sociales. No obstante, debemos dedicarnos un tiempo de soledad para conectar con nuestra luz interior. Descubriremos nuestra propia verdad y ella se convertirá en la luz que ilumina el camino a seguir pavimentado por la sabiduría adquirida. Las experiencias vividas, sobre todo las difíciles, se convierten ahora en peldaños para escalar a la cima de nuestra vida. El Ermitaño no teme adentrarse en un viaje incierto, pues no sólo sabe que no existe tal cosa como la certeza, sino que se apoya en la fortaleza de su espíritu. Cultivemos la humildad, sabiendo que podemos resaltar con nuestro brillo propio. No hacen falta trucos ni bombos ni platillos, ni mucho menos opacar a otros para sobresalir. Durante todo este proceso nos vamos liberando de nuestras ataduras, de la necesidad de alimentar el ego, de todo lo que no compone nuestra esencia. El reconocimiento, las posesiones, el éxito y la aprobación de los demás se vuelven irrelevantes. Si no provienen de nosotros mismos, no importa. Aprovecha este mes para servir a los demás. Es a través del servicio que nos reconocemos como instrumento divino. Terminaremos el mes, no haciendo una lista de resoluciones para el año nuevo, sino trazando un plan para hacer realidad aquellas resoluciones que hemos postergado año tras año. Lo importante es culminar aquellos asuntos que se han quedado sin resolver. Sigue leyendo