Horóscopo del Tarot: Agosto 2018

El Emperador es el yan o el lado masculino de La Emperatriz, el arcano del mes de julio. Es el conquistador, el que expande horizontes. Igualmente, es gobernante de un terreno árido y hostil, colmado de retos. 

Por su parte, El Emperador es una carta regida por Capricornio. Éste es el arquetipo zodiacal que habla sobre alcanzar las metas, acerca de la carrera profesional y sobre cómo enfrentar los retos sin dejar que los miedos nos detengan. 

Durante el mes de agosto, no únicamente nos proponemos metas sino que vamos a trabajar arduamente, con mucha disciplina y esfuerzo en pos de las mismas. Dichas metas pueden estar relacionadas a la profesión o a una relación que queremos desarrollar, pero, sobre todo, tiene que ver con cuál es nuestro propósito de vida.

A su vez, Capricornio rige el punto más alto de nuestra carta natal. Es un signo de tierra y es el que permite que materialicemos lo que son nuestros sueños, ideas y deseos. 

Este mes es idóneo para ser prácticos y para trabajar muy duro. Tenemos que tener en cuenta que en agosto nos queda un eclipse el día 11 y que todavía vamos a tener a Mercurio Retrógrado. Por lo tanto, particularmente en esta primera mitad del mes vamos a estar revisando nuestros planes. Es un momento para reflexionar y repasar aquellos aspectos que quizás no han estado funcionando y tenemos que reconsiderarlos. Quizás, debemos cambiar los planes, manteniendo las metas, especialmente con asuntos relacionados a proyectos creativos y romances. 

Igualmente, vamos a estar pensando sobre cómo nuestros talentos e intereses nos pueden servir para brillar e impulsar aquellos proyectos que estemos trabajando y que deseamos que se lleven a cabo de manera exitosa más adelante. En cuanto a las relaciones, reflexionaremos acerca de quiénes son nuestros verdaderos amigos. 

Durante este mes, pueden haber rompimientos de relaciones o puede desequilibrarse donde estemos parados. Lo esencial es no actuar con impulsividad y saber que los asuntos no se van a mover con la velocidad que queremos.

De otro modo, el eclipse solar del 11 de agosto en el signo de Leo habla de nuestro lado consciente y cómo nos expresamos y nos proyectamos ante los demás. Leo expresa alegría, disfrute y diversión. Pero nos va a sacudir si no estamos expresando nuestra autenticidad de manera creativa. Este eclipse va a derrumbar las cosas que nos daban un falso sentido de estabilidad y que a su vez nos impedían ser nosotros mismos. Sigue leyendo